El papel de la tecnología en la educación.

Por: Carlos Roca

“Si quieres tener influencia sobre una persona, tienes que hacer más que tan sólo hablarle; tienes que formar ese joven, y formarlo de tal manera que no pueda hacer otra cosa que lo que quieres que haga”. 

– Johann Gottlieb Fichte

Después de 19 años de haber asistido en promedio 8 meses al año a una escuela, he aprendido fuera de ella, que estar encerrado en esas aulas y que mis padres pagaran tanto por mi educación, quizás no sea la mejor inversión que podemos hacer para aprender.

Modelo educativo “tradicional”.

El modelo educativo con el que nos formamos la mayoría de nosotros, fue instaurado como un mecanismo de control. Todo comenzó con el Rey de Prusia en el siglo XVIII, que estableció la educación primaria gratuita y obligatoria, entre otras cosas con el propósito de crear una clase trabajadora dócil, respetuosa a la autoridad, y cuyos integrantes se acostumbran desde muy niños a cumplir horarios.

¿Educar? ¿Hacer personas más creativas e innovadoras? ¿Crear líderes? Lo dudo. La intención era (¿o es?), que los niños aprendieran a respetar la autoridad de sus padres, sus maestros, sus sacerdotes y su rey, y a levantarse todos los días a la misma hora para ir a sus trabajos.

En la década de 1920, con el apogeo de la radio muchos apostaban que mejoraría la educación, lo mismo con la televisión en los 50´s y las computadoras en los 80´s. La realidad es que seguimos igual.

Educación y tecnología.

Ahora muchas ramas tecnológicas y la gran conectividad que tenemos han logrado que la información esté al instante y de la mejor forma y con la que podamos aprender.

  • Ver documentales en Youtube o Netflix.
  • Ver presentaciones en Slideshare.
  • Leer un libro completo en tu iPad.
  • Tomar un curso de Harvard en eDx.
  • Prepararte para uno de los exámenes de medicina más difíciles a nivel mundial con Reto ENARM.

Es un gran reto que puede ser tomado como proyecto social pero también como un reto de negocio. El mercado educativo es muy grande. Se estima que sea de por lo menos $ 5 trillones de dólares globalmente año con año.

Debemos comprometernos con las futuras generaciones y no hay mejor inversión que podamos hacer que mejorar nuestras formas de enseñar y sobretodo nuestros métodos para aprender. No todos somos iguales.

Hay tres grandes factores para mejorar en la educación:

  • Calidad.
  • Retención y cobertura.
  • Equidad.
  • Alma digital

Ahora los estudiantes nacen con un alma digital por lo que si las instituciones educativas clásicas no introducen metodologías de aprendizaje que involucren la tecnología se irán quedando atrás.

Ahora los niños pueden aprender a programar desde su casa en plataformas como Scratch de MIT, o las escuelas y niños le apuestan a las “flipped schools” usando plataformas de aprendizaje como Khan Academy o alumnos pueden enseñar a otros alumnos en plataformas como Tandlr. Las instituciones deben de adaptarse rápidamente e invertir recursos en dichas plataformas.

Quizás ya es obvio para todos, pero debemos de ser conscientes que la tecnología y el mundo digital son cada vez más el núcleo de muchas industrias; como lo es la salud, el comercio, recursos humanos e inclusive la moda.

En Mellow Consulting, amamos la tecnología y somos apasionados de la educación. Si tienes un proyecto o conoces a alguien con quien podamos colaborar o apoyar, avísanos.

Carlos Roca

@cgroca