Tu equipo es tu tiempo.

Por: Carlos Roca
  • Que se enamoren y comiencen una relación en la oficina.
  • Que se sacrifiquen por cualquier otra persona.
  • Que te inviten una comida o nos vayamos de fiesta.

Son cosas que a lo largo de varios años siendo emprendedor me han enseñado a querer tanto a mi equipo.

Ser líder

Nunca hay un mal equipo sólo hay malos líderes, y no hay líderes sin un gran equipo. Eso da miedo. Eso da miedo y es precisamente el miedo el que me empuja a trabajar todos los días con una sonrisa. Ese momento de empujar la puerta roja tan pesada de la entrada de la oficina y darme cuenta lo feliz que me hace trabajar en el lugar correcto y con las personas indicadas.

Ser líder de un equipo es de los frutos más gratificantes que podemos vivir, es una gran responsabilidad y la mejor inversión que podemos hacer. En los últimos meses han ocurrido grandes cambios en la empresa, cambios muy fuertes e inesperados, y si las cosas hoy están mejor que ayer es por cada una de las personas que han estado involucradas en el proceso.

Han sido meses de tener que venir a la oficina sábados y domingos, algunos sábados compartidos con algunos integrantes, domingos muy solo, que ahora me hacen apreciar tanto los lunes con el equipo de regreso. Estoy consciente de que vienen meses aún muy duros y me encanta.

“If you want to work in Mellow you have to be willing…to partirte la madre.”

Ha sido una frase bromeada en la oficina pero estoy seguro que en algún momento todos nos hemos identificado con ella.

Gracias por compartir el #MellowLove con sus conocidos.

Convencer a alguien de trabajar en tu empresa y verlo haciendo tareas que no le corresponden por ganas de ayudar, trabajar más horas de las debidas con una sonrisa y sobretodo entregar resultados sobresalientes es de las cosas más estimulantes que vivo todas las semanas con el equipo.

Ahora estamos cruzando momentos intensos y es cuando más apoyo requerimos así que aprovechando, además de más inversión para el fondo y Mellow Consulting estamos buscando más integrantes para la familia, varios integrantes para el equipo de desarrollo, “developers” y un Project Manager para consentir, hacer crecer y coordinar a nuestros clientes de Mellow Consulting.

Como bien menciona Andrés Oppenheimer en ¡Crear o morir!:

“La realidad es que la creatividad es un proceso social: nuestros más grandes avances vienen de la gente de la que aprendemos, de la gente con la que competimos, y de la gente con la que colaboramos.”

Y es sólo cuando somos creativos que somos capaces de vender, de lograr nuestras metas y sobretodo de sonreír. No somos normalmente muy conscientes de ello, pero aprender nos genera mucha felicidad y ahí es cuando el equipo con el que trabajas, sin darte cuenta, te enseña tanto todos los días.

Tres T´s: Trabajo, team y tiempo.

Aún no decido si recomendarle a todos que deben emprender; sin embargo, sí les recomiendo que pongan mucha atención al equipo con el que trabajan. Piensa que con ellos estarás muchas horas de la semana, aprendiendo y sobretodo entregando lo más valioso que tenemos: nuestro tiempo.

Carlos Roca

@cgroca